STATEMENT


— —



We could say that my work deals with the reflection of art and what happens around it, demonstrating its context, forms and language.

An important role in my work plays the interest for the ephemeral, for the disappearance of the object as an art product. It is my intention to make visible all these small gestures, all invisible dimensions of the processes that constitute our daily life in order to describe the process of art and my work. The processes and the artistic materials for the conceptualisation of my ideas, using them to their limits by means of its use, consume and destruction to speak about the work of art and the creative processes, to connect and transmit concepts and ideas starting with a subjective thought that will later become universal and existential concepts that ask us about the origin of life, death and disappearance.

I try to make my works have the capacity to transport the most daily gestures of our body, experience and life to another conceptual frame. I want them to have the capacity to make people think, question and interpolate and to manifest by means of perception and intensification of consciousness.

The passing of time also plays an essential role in my works. Time means course and generator of a moment that builds an image of different aspects of reality. In the recoding and reading of time, we can question the limits of representation, painting, the creation of the artistic process, as well as the borders between the physical, the imaginary and the represented space; on the fragile line that separates reality, fiction, presence and absence, materiality and evocation. The mediation on the traces, sometimes reproduced systematically, other times accumulated by the passing of time talk to us about the ephemeral character of time, of loss, emptiness, solitude, silence and death.


— —

Se podría decir que mi obra va hacia la reflexión del arte y de lo que sucede a su alrededor, evidenciando su contexto, sus formas y su lenguaje.

En mi trabajo existe un interés por lo efímero, por la desaparición del objeto como producto de arte y por las dimensiones invisibles de los procesos que constituyen nuestra vida cotidiana para trabajar con la intencionalidad de describir los procesos del arte por medio de mi obra. Los procesos y los materiales artísticos para la conceptualización de mis ideas, utilizándolos para llevarlos a sus límites mediante su uso, consumo, y
destrucción para hablar del trabajo del arte y de los procesos creativos, para conectar y transmitir conceptos e ideas a partir de un pensamiento subjetivo que posteriormente se transformarán en conceptos universales y existenciales que nos interrogan sobre el origen de la vida, la muerte y la desaparición.

Pretendo que mis obras tengan la capacidad de transportar los “gestos más cotidianos” de nuestro cuerpo, experiencia y vida a otro marco conceptual. Que tengan la capacidad de hacer reflexionar, de cuestionar, de interpolar, y de manifestarse mediante la percepción y la intensificación de la conciencia.

La huella del tiempo es otra gran protagonista en mis obras. El tiempo como transcurso y generador de un momento que construye una imagen de diferentes aspectos de la realidad. En el registro y la lectura del tiempo se cuestionan los límites de la representación, de la pintura, de la creación o del proceso artístico, así como las fronteras entre las técnicas artísticas y sus materiales. El encuentro con mi obra es también una meditación sobre el cómo de las fronteras del espacio físico, imaginado y representado; sobre la frágil línea que separa realidad, ficción, presencia y ausencia, materialidad y evocación. Una meditación sobre las huellas unas veces reproducidas sistemáticamente, otras veces acumuladas con el paso del tiempo nos hablan del carácter pasajero del tiempo, de la pérdida, del vacío, de la soledad y el silencio, de la muerte.